junio 10, 2023

globalter

El nuevo medio internacional para un mundo en cambio – The new international media for a changing world

Punto de inflexión neoconservador: ¿Dónde va Alemania en el conflicto global?

LUTZ KLEINWÄCHTER

El gobierno federal participa en una guerra económica mundial. Las consecuencias son graves. La confrontación debe terminar rápidamente y debe lanzarse una ofensiva diplomática.

El “punto de inflexión” neoconservador hunde a Alemania en una crisis múltiple a largo plazo. Los resultados de la política de paz, la limitación de armamentos, la estabilidad económica y social y la reestructuración ecológica de la sociedad retroceden décadas.

El principal problema es la guerra económica mundial de Occidente, incluida Alemania, contra el Este/Sur global. Después de más de seis meses de anunciar un “cambio de era”, el gobierno del semáforo -rojo (socialdemócratas), verde (verdes) y amarillo (liberales)- no está en condiciones de evaluar de manera realista el equilibrio de poder internacional y los intereses de su propio país o desarrollar una estrategia practicable a partir de ellos. Irrita y daña a la mayoría de la población alemana.

Alemania está en guerra (en parte tiene la culpa), en una guerra económica/sanciones globales contra Rusia, China y sus aliados, instigada por EEUU y sus aliados occidentales. Una gran mayoría de los estados y pueblos del Este y del Sur rechazan esta política de confrontación. Básicamente, se trata de la continuación de un conflicto de sistema económico e ideológico “economías de mercado/democracias” que ya configuraron el siglo XX contra sus antípodas y viceversa.

Dos guerras mundiales (1914-18; 1939-45) y la posterior Guerra Fría Oeste-Este (1945-1990) dominaron la estructura mundial. Los principales actores fueron los estados europeos Alemania, Francia, Gran Bretaña, así como la Rusia euroasiática/Unión Soviética, EEUU y Japón. 

Nuevas potencias importantes y regionales (China, India, Brasil, Sudáfrica, etc.) surgieron a principios de siglo. En esta multipolaridad global, el equilibrio de poder entre ellos está sujeto a cambios económicos y militares dinámicos.

Una (Tercera) Guerra Mundial abierta entre las principales potencias ya no es factible y ganable en la era nuclear-cósmica desde la década de 1960. Sin embargo, la batalla del sistema continuará bajo nuevas condiciones marco. Una guerra económica mundial/sanciones integrales caracteriza las primeras décadas del siglo XXI. Occidente, bajo el liderazgo de los EEUU, que usa la guerra regional de Rusia contra Ucrania en Europa del Este como un pretexto agravado para esto.

El principal problema: Alemania, como la economía más fuerte de Europa y la cuarta más grande del mundo, necesita un suministro completo y seguro de energía y materias primas. 

En contradicción con ello, el gobierno del semáforo está librando una guerra económica contra Rusia, contra la potencia de recursos más grande del mundo. Algo que es irracional, accionista-miope y muestra una clara falta de experiencia estratégica por parte de los ministros responsables, en detrimento de la economía y la población alemanas. 

El 68 por ciento de los gerentes alemanes califican negativamente al gobierno federal (Wirtschaftswoche, 12 de agosto de 2022).

De Bismarck a Scholz…

Desde Bismarck a mediados del siglo XIX, ha quedado claro para los sectores realistas de la élite gobernante que la cooperación con Rusia es esencial para el desarrollo estable de Alemania. También vale la pena recordar el Tratado de Rapallo (1922) para normalizar las relaciones entre Alemania y la Unión Soviética y superar el aislamiento económico en el período de entreguerras.

La fundación del Comité Oriental de la Economía Alemana (1952) creó una plataforma activa desde la Guerra Fría hasta la actualidad. Los cancilleres Kohl y Schröder persiguieron el objetivo de una “asociación estratégica” con Rusia. Merkel lo abandonó parcialmente, pero mantuvo el diálogo con Rusia e implementó importantes proyectos económicos (Nord Stream 1 y 2).

El contradictorio gobierno del semáforo del canciller Scholz ha exagerado con la radicalidad de su “cambio” impulsado política e ideológicamente y está sumiendo a Alemania en una crisis. Se ve obligado a suavizar las sanciones/guerra económica contra Rusia y China, eventualmente salirse de ella o arriesgarse a su propio fracaso. Con la corrección necesaria, es importante construir sobre la exitosa política Oeste-Este/Rusia, en la continuidad de los gobiernos federales alemanes Brandt-Schmidt-Kohl-Schröder-Merkel (1969-2021). 

Alemania, en alianza con Francia, tiene el poder para una política soberana de la UE y cambios parciales en las posiciones de la OTAN.

Las actuales campañas de difamación contra esta posible política de distensión de la convivencia pacífica y la cooperación económica son una demagogia histórica de los políticos belicistas (en claro: impulsores de la guerra) y transatlánticos, de los mercenarios de opinión en la ciencia, en los partidos y en los medios de comunicación. Representan una minoría y perjudican a Alemania ya la Unión Europea.

El conflicto entre Rusia y Ucrania -ambas partes en conflicto están bien justificadas, no son aliados, ni miembros de la UE ni de la OTAN- no merece que se hunda a Alemania y a la integración de la UE en una crisis. Sin la participación de Alemania en la escalada de envíos de armas y el apoyo financiero al corrupto capitalismo oligárquico ucraniano, pero con ayuda humanitaria para la población afectada, los refugiados y la reconstrucción, la situación sería diferente. 

Ese fue también el motivo de la enorme presión de EE. UU., Polonia y los Estados bálticos sobre el débil gobierno del semáforo para que participara en un régimen militante de sanciones (similar a la situación de 1999, cuando el gobierno roji-verde participó en la Guerra de Kosovo en violación del derecho internacional).

Lutz Kleinwächter es profesor de Economía Política. Ha impartido clases durante 13 años en la Universidad de Ciencias Aplicadas de Berlín. Este artículo se publica en colaboración con Telepolis.

One thought on “Punto de inflexión neoconservador: ¿Dónde va Alemania en el conflicto global?

Comentarios cerrados.