febrero 7, 2023

globalter

El nuevo medio internacional para un mundo en cambio – The new international media for a changing world

Gaza bajo el asedio israelí sigue siendo una bomba de relojería

SAUD ABU RAMADÁN

Gaza

La Franja de Gaza, un territorio palestino de 360 kilómetros cuadrados, alberga a 2,3 millones de personas y ha estado sometida a un férreo bloqueo israelí y egipcio justo después de que el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) tomara violentamente el control del empobrecido enclave costero en el verano de 2007.

Antes de 2007, el enclave costero había sido gobernado por la Autoridad Palestina, creada en virtud de los acuerdos de paz de Oslo firmados entre Israel y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en 1993. Antes de eso, el territorio había estado bajo la ocupación israelí desde 1967.

Según estimaciones internacionales, el territorio se considera una de las zonas más densamente pobladas del mundo. La Franja de Gaza tiene cuatro ciudades; la mayor es la ciudad de Gaza, también 12 pueblos y ocho campos de refugiados pobres y superpoblados. Limita con Israel por el norte y el este y con Egipto por el sur. La Franja de Gaza tiene una costa de 40 kilómetros en el Mediterráneo.

Desde 2007, el movimiento Hamás, respaldado por facciones proiraníes, concretamente la Yihad Islámica Palestina (YIP), gobierna la Franja de Gaza en solitario debido a una división interna no resuelta con el movimiento Al-Fatah del presidente palestino Mahmud Abás. La división interna palestina y el bloqueo israelí han convertido el enclave costero en un territorio aislado no reconocido por la comunidad internacional ni por los Estados árabes.

Desde entonces, el pequeño y superpoblado enclave ha sido el punto crucial del conflicto de Israel con los palestinos. En los últimos 15 años, miles de palestinos murieron en ataques aéreos israelíes, a menudo provocados por ataques con cohetes de Hamás.

Los frecuentes cortes de electricidad, la pobreza extrema y el miedo constante a más bombardeos han hecho que muchos ciudadanos sueñen con huir. Según las organizaciones de derechos humanos de Gaza, más de 50.000 palestinos huyeron de la Franja a Turquía, Europa, Estados Unidos y Canadá. Los activistas de derechos humanos describen el territorio como una prisión al aire libre.

La Franja de Gaza había formado parte del imperio otomano y luego del británico; se convirtió en un refugio para unos 200.000 palestinos desarraigados por la guerra árabe-israelí de 1948. Egipto gobernó Gaza hasta que perdió el control del enclave ante Israel en la Guerra de los Seis Días. 1967.

En 2005, Israel retiró sus fuerzas de Gaza y cedió varios asentamientos a ciudadanos israelíes que consideraban que la tierra era suya por derecho. En la actualidad, Gaza es una de las dos zonas, junto con Cisjordania, donde los palestinos ejercen una autonomía limitada en virtud de los Acuerdos de Oslo que la OLP firmó con Israel en la década de 1990.

Las Naciones Unidas definen ambas zonas como territorio palestino ocupado. Israel mantiene el control efectivo del espacio aéreo y el territorio marítimo de Gaza y también aplica un estricto bloqueo, junto con Egipto.

Hasta 2006, Gaza estaba gobernada por la Autoridad Palestina. Ese año, Hamás ganó las elecciones legislativas, lo que provocó una lucha de poder con Al Fatah. Tras meses de lucha, Hamás ganó y tomó el control de Gaza. Israel respondió imponiendo un bloqueo permanente. Israel dijo que necesitaba proteger a su pueblo de Hamás.

Desde entonces, el ejército israelí y los militantes de Hamás en Gaza han librado cuatro grandes enfrentamientos militares. La Autoridad Palestina sigue trabajando en silencio para apoyar la economía de Gaza. Hamás controla la seguridad aquí, y la financiación de la sanidad, la energía y otros servicios proceden principalmente de las Naciones Unidas y de países extranjeros, ya sea directamente o a través de la Autoridad Palestina.

Naciones Unidas calcula que más de 5.200 palestinos han muerto en enfrentamientos con Israel, muchos de ellos niños, y la mayoría debido a los ataques aéreos israelíes.

Un informe de 2021 del grupo de defensa Euromed Monitor afirmaba que nueve de cada diez niños de Gaza sufren algún tipo de trauma relacionado con el conflicto. La mayor parte de la población de la Franja de Gaza vive en campos de refugiados que se crearon hace más de siete décadas para albergar a los palestinos desplazados en la guerra de 1948.

El bloqueo israelí, que dura 15 años, ha dejado a más del 80% de la población en la pobreza, y muchas personas dependen de las raciones de alimentos que les proporcionan las Naciones Unidas. Los cortes de electricidad son diarios y duran varias horas. La mayor parte del agua del grifo no es potable, lo que obliga a las familias a comprar agua desalinizada a vendedores privados.

Israel no está dispuesto a levantar el bloqueo de Gaza mientras Hamás dirija el enclave. Egipto suele actuar como mediador entre Fatah, Hamás e Israel. Aunque presta apoyo directo a la población de Gaza, sus medidas de seguridad han contribuido a destruir la economía de la franja.

Los egipcios han mantenido las fronteras cerradas y han destruido los túneles que se utilizaban para el contrabando de mercancías en Gaza con el fin de contener la amenaza que suponen para Egipto los militantes con base en la zona.
Con todo, Israel ha tomado algunas medidas limitadas para aliviar la difícil situación de Gaza en los últimos años, incluida la concesión de permisos de trabajo a 20.000 personas para trabajar dentro de Israel. Pero hay pocas esperanzas de alcanzar un acuerdo de paz que mejore significativamente las condiciones de vida.

La situación se complica aún más por la presencia en Gaza de un grupo armado más pequeño, independiente de Hamás, responsable de los recientes ataques contra Israel en agosto.

En la última ola de tensión, a principios de agosto, la Yihad Islámica lanzó unos 1.000 cohetes contra Israel después de que las fuerzas israelíes mataran a uno de sus líderes. El sistema de defensa antimisiles Cúpula de Hierro interceptó casi todos ellos, evitando que hubiera víctimas mortales. Israel respondió con ataques aéreos que arrasaron viviendas en Gaza. El conflicto de tres días dejó 49 muertos, entre ellos 17 niños.

La falta de oportunidades locales hace que muchos jóvenes de Gaza vean la educación como una vía de escape. Los niveles de alfabetización en la zona confinada son altos, y muchas personas hablan una segunda o incluso una tercera lengua, a menudo a través del aprendizaje en línea. Cuando Egipto abrió temporalmente su frontera con Gaza en 2018, decenas de miles de personas salieron y se instalaron en países de Oriente Medio y más allá.

Saud Abu Ramadán es periodista palestino en Gaza